Tu estás aquí
El próximo líder económico Noticias 

¿Quién escribirá las reglas de la economía mundial este siglo?

La tecnología es el motor de la economía mundial del siglo XXI. Todas las dimensiones de los negocios y el comercio se están digitalizando, y las tecnologías revolucionarias y las innovaciones que generan están creando los bloques de construcción de nuevos productos y servicios que dominarán el futuro.

Las naciones se están movilizando para hacerse con su parte, ya que los titanes geopolíticos del mundo -Estados Unidos y China- saben que su poder reside en su destreza tecnológica.

Cómo se están moviendo las piezas de la economía mundial

Estos países trabajan para reforzar sus capacidades tecnológicas y de innovación influyendo en las instituciones y acuerdos económicos, científicos, comerciales y de seguridad internacionales. Sin embargo, en los últimos años, Estados Unidos ha dejado de lado la configuración de la economía del siglo XXI y China ha entrado en el vacío.

China se está moviendo agresivamente para afirmar su liderazgo y dar forma a la dirección de las normas e instituciones mundiales. El mes pasado, el informe “Annual Threat Assessment of the U.S. Intelligence Community” del Director de Inteligencia Nacional advertía de que China sigue “socavando [la influencia] de Estados Unidos… y fomentando nuevas normas internacionales que favorecen el sistema autoritario chino”, incluidas las nuevas normas sobre tecnología.

China amplía su influencia mundial

En su afán por hacerse con los puestos de mando de la tecnología y la política, China se está moviendo rápidamente para ampliar su papel en las instituciones e iniciativas multilaterales.

China anunció que creará un Centro Mundial de Conocimiento e Innovación Geoespacial de las Naciones Unidas, así como un Centro Internacional de Investigación de Big Data para los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Cuatro de las 15 agencias de la ONU relacionadas con la ciencia y la tecnología están ahora dirigidas por China; en cambio, Estados Unidos dirige una.

Estados Unidos también ha tenido que movilizar a aliados clave para negar a China -la principal amenaza mundial para la propiedad intelectual (PI)- el liderazgo en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, el guardián mundial de la PI.

Al aumentar el perfil de China en los organismos internacionales de normalización, pretende poner en práctica el proyecto China Standards 2035 y la Iniciativa Cinturón y Ruta, con el objetivo de influir en las normas de la tecnología de próxima generación, como los microchips avanzados, el Internet de las cosas, la computación en la nube, los macrodatos, la 5G, la atención sanitaria inteligente y la IA. Esto incluye una nueva “Ruta de la Seda Digital” con el potencial no solo de promover la alta tecnología china, sino también su control sobre los flujos de productos, servicios y datos comerciales.”

Cómo podría Estados Unidos recuperar su lugar

En respuesta, la Comisión Nacional sobre Innovación y Fronteras de la Competitividad del Consejo de Competitividad llegó a varias recomendaciones. Olin Wethington, ex subsecretario del Tesoro y copresidente del Grupo de Trabajo de la Comisión Nacional centrado en la optimización del ecosistema de innovación de la nación, ha instado a “elevar el estatus de la tecnología en la estrategia económica y de seguridad nacional de Estados Unidos, y a utilizar la capacidad institucional, los recursos, las relaciones con los aliados y las habilidades diplomáticas no aprovechadas”.

Según Wethington, esto “garantizará que las normas e instituciones internacionales que afectan a la competitividad tecnológica reflejen los valores e intereses estadounidenses y apoyen la preeminencia tecnológica de Estados Unidos a largo plazo”.

Al centrar las acciones del gobierno de Estados Unidos en las normas, instituciones y acuerdos internacionales, y en el despliegue de capital y recursos científicos, podrán entablar una colaboración mutuamente beneficiosa con socios extranjeros de ideas afines que comparten los valores e intereses estadounidenses en la configuración de las normas para la economía del siglo XXI.

Esto incluye: la coordinación internacional de las inversiones transfronterizas con implicaciones para la seguridad nacional; una participación más sólida de Estados Unidos en las instituciones científicas internacionales y en las instituciones financieras internacionales que afectan a la competitividad; la prioridad de Estados Unidos a las nuevas normas internacionales para la economía digital; una mayor asociación y colaboración en materia de I+D con los aliados estratégicos; y la integración de la ciencia, la tecnología y la innovación en nuestra capacidad diplomática y de servicio exterior básica.

Compartir:

Entradas relacionadas