Economía china post pandemiaNoticias 

Grupo de inversión estadounidense afirma que China ya no es un mercado emergente

La unidad de investigación de BlackRock ha afirmado que China ya no debería considerarse un mercado emergente y ha recomendado a los inversores que aumenten su exposición al país hasta tres veces.

El grupo de reflexión interno de la casa de inversiones con sede en Nueva York sugirió las mayores asignaciones a las acciones y la deuda chinas, ya que los mercados de capitales del país han crecido en tamaño y sofisticación.

“China está infrarrepresentada en las carteras de los inversores mundiales, pero también, en nuestra opinión, en los índices de referencia mundiales”, dijo en una entrevista Wei Li, estratega jefe de inversiones del Instituto de Inversiones de BlackRock (BII). “Tiene el segundo mayor mercado de renta variable, el segundo mayor mercado de renta fija. Debería estar más representado en las carteras”.

El llamamiento alcista se produce en un periodo tumultuoso para los mercados chinos. El barómetro de renta variable CSI 300 del país ha bajado un 4% este año en dólares estadounidenses, muy por debajo de las ganancias del índice MSCI All-World, que han sido del 14%. Las medidas reguladoras han provocado caídas aún más pronunciadas de las empresas chinas que cotizan en Hong Kong y otros mercados internacionales.

La asignación recomendada por el BII a los activos chinos es ahora “de dos a tres veces” la de las carteras globales diversificadas, como el índice MSCI All-World, en el que China es actualmente el tercer componente más importante, con una ponderación del 4,2%. Antes de una revisión de mitad de año en julio, la asignación sugerida estaba en línea con los principales índices. La recomendación del BII sugiere que debería estar más cerca del 10%, por delante de Japón, pero todavía muy por debajo de Estados Unidos.

Para los bonos chinos, Li dijo que las ponderaciones del índice de referencia deberían aumentar “un poco más” que el múltiplo de dos a tres veces para la renta variable, “en ciertos casos de inversores”.

“El punto de partida es muy bajo. La dirección del viaje para que China esté representada en los índices de referencia globales está clara”, añadió Li.

Las recomendaciones del mayor gestor de activos del mundo, que cuenta con 9.000 millones de dólares en activos gestionados, se producen en un momento de fuertes tensiones entre Estados Unidos y China. Políticos tanto de Washington como de Pekín han planteado objeciones a que las empresas chinas coticen en Nueva York, lo que ejemplifica una creciente división financiera.

“Las esferas de influencia entre las dos superpotencias se están alejando. A corto plazo, eso puede generar volatilidad en los mercados. A largo plazo, si se quiere conseguir China hay que ir a China”, dijo Li.

El BII afirmó en sus perspectivas de mitad de año, publicadas en julio, que era “el momento de tratar [a China] como un destino de inversión independiente de los mercados emergentes y desarrollados”. La economía china ha superado la crisis de Covid-19 con más fuerza que sus homólogas mundiales, al igual que lo hizo tras la crisis financiera mundial”.

Más negocios en China

Sus recomendaciones llegan en un momento en el que BlackRock y otros grandes gestores de activos están tratando de crear negocios en el extenso país. A principios de este año, BlackRock recibió la primera aprobación para que un gestor de activos extranjero lanzara un negocio de fondos de inversión de su propiedad en China.

Los inversores en activos chinos han tenido un año agitado, en el que las medidas de restricción del gobierno sobre algunas partes del sector privado han provocado episodios de agitación.

Se ha prohibido a las empresas del sector de la tutoría, que asciende a 100.000 millones de dólares, obtener beneficios, aceptar inversiones extranjeras y cotizar en bolsas extranjeras, lo que ha reducido la capitalización bursátil de las tres mayores empresas cotizadas en EE.UU. en un 90%.

Esto siguió a un bloqueo de la propuesta de salida a bolsa de la plataforma de tecnología financiera Ant Group y a una investigación sobre la aplicación de transporte de pasajeros Didi Chuxing, que provocó su retirada de las tiendas de aplicaciones nacionales apenas unos días después de que se convirtiera en la mayor cotización en Estados Unidos de una empresa china desde Alibaba en 2014.

“Piense en este viaje como un paso adelante, medio paso atrás”, dijo Li, quien argumentó que los activos chinos ofrecerían “mayores rendimientos a largo plazo” y beneficios de diversificación, incluso si vienen con “mayor incertidumbre”.

“No se trata de eliminar los riesgos, sino de ¿se está recompensando por los riesgos? Creemos que estamos siendo compensados”.

Compartir:

Related posts