Tu estás aquí
marketing digital Lo más Súper cool 

Marketing digital: La nueva era que recién está comenzando

Las empresas están poniendo toda la carne en el asador. En realidad, no es otra cosa que realizar las labores de marketing, llevadas hacia el mundo del marketing digital. El hecho que parezca más que necesario adentrarse en este mundo está provocando que cada vez aparezcan más cursos, másters, planes de formación específicos en las empresas, por lo que son muchas las personas que se preguntan si no nos encontramos ante una nueva burbuja dentro de este mundo tecnológico.

Los datos están claros, según un informe realizado por IAB se indica que el marketing digital es en la actualidad una tendencia generalizada, con crecimientos anuales de hasta el 21%, con empresas de todos los tamaños dedicadas cada vez en un 100 % a esta actividad. Desde una agencia SEO, hasta una compañía que tiene una pequeña página web y algunas redes sociales, el marketing digital se instaló hace años en el mundo empresarial. Incluso las PyMES se han adaptado rápidamente y empiezan a emplear herramientas de marketing online para explorar nuevas posibilidades y diferenciarse de sus competidores.

Una buena estrategia de marketing digital y una excelente ejecución pueden reportar grandes beneficios. Pueden ser beneficios cuantificables o beneficios tales como, vinculación con la marca, incremento de notoriedad o comunicación personalizada con los clientes.

La cierto, es que marketing digital no es otra cosa que el marketing tradicional llevado a la red, a los dispositivos móviles, las redes sociales, etc. Es decir, aquella empresa que tenga una mala estrategia en el marketing tradicional, posiblemente también fracase a la hora de atraer o satisfacer las necesidades de sus clientes en el universo online.

El hecho de tener una estrategia plena en el mundo del marketing tradicional no implica que esa sea correcta en el nuevo mundo del marketing online. El cambio sucedió con el nacimiento de la denominada web 2.0. Esta web trajo ventajas debido a las nuevas tecnologías, los canales de vídeo, las redes sociales, foros, etc, además nació el concepto de empresa de SEO, un concepto muy utilizado hace ya más de 10 años.

Los clientes interactúan entre sí, valorando, positiva o negativamente a una compañía, hasta tal punto que un producto mediocre puede subir de nivel si los usuarios lo posicionan como tal y viceversa, un producto excelente puede convertirse en el peor de todos si los usuarios ven que la empresa que lo comercializa no atiende sus demandas.

SEM, SEO, Redes Sociales, diseño web, son algunas de las prácticas necesarias en cualquier departamento de marketing. Cualquier individuo que busque un trabajo relacionado con el mundo del marketing, se encontrará en la oferta alguna de ellas. Y es que, desde la aparición del término Community Manager hace unos diez años, y que supuso una burbuja, el responsable de marketing debe tener instaurado toda esa terminología de siglas y nuevas técnicas.

Si no, ni encontrará un nuevo puesto de trabajo ni muy posiblemente, mantendrá el suyo con la formación tradicional que haya tenido. Más que porque ofrezca beneficios a las empresas, éstas se han unido al marketing digital por obligación. La realidad es que la idea de, por ejemplo, tener que interactuar con el cliente en tiempo real no les seduce en absoluto.

En la actualidad, una agencia de posicionamiento SEO brinda es una compañía que tiene contacto constante y fluido con los clientes, de modo que las empresas se fortalecen con la ayuda que estas agencias les entregan para ser exitosas en el universo online.

Así que más de beneficios, hablamos de minimizar riesgos. La era de la reputación, que se llama. La empresa vive en ese estado permanente de no perder reputación, de no ser castigado por un usuario adolescente que se dedica a colgar vídeos en Youtube. Si de salir de Google se trata, el ORM es lo tuyo.

No es bueno que un grupo de clientes empiece a poner notas negativas a un determinado producto o servicio. Al no creer en el beneficio que aporta, y minimizar riesgos, las empresas no caen en los beneficios que la nueva era de marketing reportan y es debido a esto que en la actualidad no es algo fuera de lo común encontrar, por ejemplo, una agencia de reputación online, que se encarga de limpiar en un 100 % la imagen de la compañía que contrató sus servicios.

Por ejemplo, basan la mayoría de sus estrategias en la presencia en redes sociales, cuando el tráfico que reporta hacia su web en la gran mayoría de los casos no llega al 10% y olvida la presencia en buscadores, que al final será lo que les reporte un mayor número de clics, y que permitirán que un determinado producto se compre o no.

Ante la nueva realidad, las empresas están aprendiendo. Todavía no tienen el conocimiento necesario para poder realizar una estrategia que les aproxime a los clientes que ya tienen y mucho menos, saben alcanzar a aquellos que todavía no son sus clientes. En muchos casos el éxito o el fracaso depende de un factor que no se puede dar por seguro, la fortuna.

Compartir:

Entradas relacionadas

Deja un comentario