Redes sociales, pandemia y salud mentalLo más 

¿Cómo han afectado las redes sociales a la salud mental durante la pandemia?

A escala mundial, las redes sociales pueden ser un medio para que la gente reúna información, comparta ideas y se ponga en contacto con otras personas que se enfrentan a retos similares. También pueden ser una plataforma eficaz para transmitir información rápidamente durante una crisis nacional o mundial.

Este alcance global es lo que ha convertido a los medios sociales en una plataforma de comunicación fundamental durante la pandemia de COVID-19.

A medida que las organizaciones sanitarias gubernamentales las utilizaban para transmitir los últimos descubrimientos en materia de prevención y tratamiento, las redes sociales se convirtieron en algo más que un lugar para publicar las últimas fotos de las vacaciones: se convirtieron en un centro de información relacionada con la pandemia.

Pero, ¿el uso de las redes sociales durante la pandemia ha tenido un impacto negativo en la salud mental y el bienestar? ¿O ha tenido el efecto contrario?

En este artículo especial, se examinará lo que dicen las investigaciones sobre el uso de las redes sociales y la pandemia de COVID-19 para revelar cómo ha afectado a la salud mental. También hablamos con dos expertos sobre este complejo tema.

El estado actual de la salud mental

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los problemas de salud mental van en aumento. Los datos muestran que alrededor del 20% de los niños y adolescentes de todo el mundo viven con una condición de salud mental.

Además, el suicidio es la segunda causa de muerte en los jóvenes de 15 a 29 años.

Durante la pandemia de COVID-19, un informe publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) descubrió que de los adultos encuestados en Estados Unidos:

  • El 31% informó de síntomas de ansiedad o depresión
  • El 13% declaró haber iniciado o aumentado el consumo de sustancias
  • El 26% declaró haber experimentado síntomas relacionados con el estrés
  • El 11% declaró tener pensamientos suicidas

Otras investigaciones sugieren que los desafíos de salud mental relacionados con la pandemia han impactado a las personas de manera diferente, con algunos grupos raciales y étnicos desproporcionadamente afectados por el estrés de la pandemia.

En particular, los adultos hispanos declararon haber experimentado el mayor nivel de estrés psicosocial en relación con la escasez de alimentos y la inseguridad de la vivienda al comienzo de la pandemia.

Impacto de las crisis de salud pública en la salud mental

Un informe de investigación publicado en Frontiers in Psychology sugiere que existe una asociación entre las amenazas de pandemia y una amplia ansiedad y preocupación entre el público.

Los científicos explican que un poco de ansiedad por la seguridad personal y la salud durante un brote generalizado de la enfermedad puede ayudar a promover un comportamiento saludable, incluyendo el lavado de manos y el distanciamiento social.

Sin embargo, en algunas personas, la ansiedad puede llegar a ser abrumadora y causar daños.

Los medios sociales y la desinformación sanitaria

El uso de las redes sociales ha ido en aumento desde su debut en 1995. A medida que ha crecido, más personas han empezado a utilizarlas como fuente de noticias. Según una encuesta del Pew Research Center realizada entre el 31 de agosto y el 7 de septiembre de 2020, cerca del 53% de los adultos de Estados Unidos obtienen sus noticias de los medios sociales.

La investigación indica que los medios sociales pueden ayudar a comunicar eficazmente la información sanitaria a una audiencia global durante una crisis de salud pública. Sin embargo, la información que se comparte en estas plataformas a veces puede ser inexacta o engañosa.

Por ejemplo, una revisión de la investigación publicada en el Journal of Medical Internet Research analizó las publicaciones en las redes sociales antes de marzo de 2019 y descubrió que Twitter contenía la mayor cantidad de información errónea sobre la salud, principalmente sobre productos para fumar y medicamentos.

Según un estudio, los intentos de reducir la difusión de la desinformación mediante la comprobación de los hechos y la señalización de las publicaciones con inexactitudes pueden ayudar a reducir la influencia de la información falsa para algunas personas.

Sin embargo, se sigue debatiendo si la regulación del contenido de las redes sociales puede aumentar la desconfianza y promover más publicaciones en las redes sociales que reflejen información inexacta.

Medios sociales, COVID-19 y salud mental

Dado que la pandemia de COVID-19 ha surgido recientemente, los científicos están empezando a comprender el papel de los medios sociales en la salud mental de los usuarios.

Por ejemplo, mediante el uso de cuestionarios, los investigadores de China entrevistaron a 512 estudiantes universitarios de la Fuente Confiable entre el 24 de marzo y el 1 de abril de 2020, para determinar si los medios sociales perjudicaron la salud mental durante la pandemia de COVID-19.

Los resultados indican una relación entre un mayor uso de los medios sociales y un mayor riesgo de depresión. Además, los autores sugieren que la exposición a informes y mensajes negativos puede contribuir al riesgo de depresión en algunas personas.

Además, según un estudio que aparece en la revista Globalization and Health, cada vez hay más pruebas de que las interminables noticias que informan sobre las tasas de infección por el SARS-CoV-2 y las tasas de mortalidad por el COVID-19 podrían influir en la salud mental de algunas personas.

MNT habló con Lee Chambers, M.Sc., M.B.Ps.S., fundador de Essentialise, sobre el impacto de los medios sociales en la salud mental durante la pandemia.

Dijo Chambers:

“Aunque el consumo de las redes sociales nos afecta a todos de distintas maneras, el flujo continuo de información negativa y errónea durante los últimos 18 meses ha propagado el miedo; la puesta de relieve de los problemas sociales y políticos ha reducido el optimismo; y las fotos editadas y el contenido tóxicamente positivo no dejan espacio para sentirse seguro o expresar las emociones negativas de forma saludable. Junto con el mayor deseo de obtener métricas como los “me gusta” y los comentarios en estos tiempos difíciles, es probable que las redes sociales hayan exacerbado los problemas de salud mental.”

También explicó que las redes sociales mantienen a las personas conectadas con sus amigos y familiares, especialmente durante el distanciamiento social con interacciones físicas limitadas. Sin embargo, este mayor uso puede haber amplificado la ansiedad social y los problemas de perfeccionismo y comparación para algunas personas.

El profesor Steven C. Hayes, profesor de la Fundación de Psicología de la Universidad de Nevada, Reno, que desarrolló la Teoría del Marco Relacional y la Terapia de Aceptación y Compromiso, dijo a MNT: “Sabemos que hay procesos tóxicos que producen desafíos particulares para las personas: la exposición al dolor físico y psicológico; la comparación con otros y el juicio; el enredo con el autojuicio”.

Explicó además que “[e]stos predicen resultados patológicos si no eres capaz de dar un paso atrás para notar el proceso de sentir y pensar, para orientarte a lo que está presente y lo que es realmente importante para ti y alinear tu comportamiento detrás de eso.”

“Y los medios de comunicación social -añadió-, debido a su exposición a la comparación del dolor y al juicio, nos desafían enormemente de maneras que son órdenes de magnitud más graves que nunca en la historia de la humanidad. Esos procesos han sido tóxicos desde el principio, pero la exposición a esos procesos como dieta diaria es nueva. [Sin embargo, hay características dentro de los medios sociales que han ampliado la conciencia humana. Y eso nos da grandes oportunidades”.

Como mencionó el profesor Hayes, estas oportunidades pueden incluir una mayor conciencia de la salud mental y la reducción del estigma que rodea a las condiciones de salud mental.

Los medios sociales y la conciencia de la salud mental

Una investigación publicada en el Journal of Medical Internet Research sugiere que las expresiones psicosociales han aumentado significativamente durante la pandemia de COVID-19.

Esto significa que un mayor número de personas está expresando sus emociones, tanto positivas como negativas, y recabando el apoyo de los demás. Como resultado, el estigma que rodea a las condiciones de salud mental puede estar disminuyendo.

El profesor Hayes señaló que la pandemia de COVID-19 hizo saltar por los aires la idea de que los trastornos mentales sólo afectan a determinados individuos.

“Todo el mundo se da cuenta de que la fuerza mental y la flexibilidad mental -es decir, la salud mental y conductual y el bienestar social- se aplican a todos nosotros. No es una cuestión de uno de cada cinco; es una cuestión de cinco de cada cinco, y ese es el resultado permanente de este año y medio de [COVID-19]”, dijo el Prof. Steven C. Hayes.

¿Cómo pueden mejorar las plataformas de las redes sociales?

Ante las nuevas investigaciones que sugieren que las redes sociales pueden afectar a la salud mental de algunos usuarios, algunas plataformas han empezado a introducir cambios positivos.

Por ejemplo, el 14 de septiembre de 2021, la plataforma de medios sociales TikTok anunció nuevas funciones para sus usuarios con el fin de ayudar a proporcionar recursos para la prevención del suicidio.

¿Pero pueden hacer más?

Según Chambers: “Las plataformas de medios sociales tienen un papel clave en la forma en que sus productos repercuten en la salud mental y el bienestar de sus usuarios. Hay muchos aspectos en los que esto se puede conseguir. Sin embargo, el reto es que [el uso] de la mayoría de ellas disminuirá la adicción, el compromiso y el tiempo de uso. Esto suele ir en contra de los objetivos de la propia plataforma”.

Sugiere que las plataformas de medios sociales podrían considerar mejoras para incorporar la protección del bienestar mental, entre ellas:

  • limitar la duración de las noticias
  • cambiar la forma en que se activan las notificaciones
  • etiquetar las imágenes alteradas
  • introducir una mayor regulación y supervisión de los contenidos diseñados para dañar
  • aplicar sugerencias para que los usuarios se tomen un descanso
  • indicar los recursos basados en la evidencia y el apoyo a las publicaciones que puedan ser desencadenantes
  • garantizar unas directrices más claras y una mayor capacidad de los usuarios para controlar fácilmente los contenidos sensibles

¿Cuáles son los siguientes pasos?

Según Chambers, “cuando se trata de [usar] las redes sociales, tanto la moderación del tiempo y el contenido consumido como la intencionalidad desempeñan un papel importante a la hora de obtener los beneficios y reducir los inconvenientes”.

Sugiere que tener un “atardecer digital” antes de retirarse a dormir puede ayudar a garantizar que la ansiedad no afecte al sueño. Además, tener un día sin redes sociales puede afectar positivamente al bienestar mental.

“La intención final es que nos convirtamos en los amos de las redes sociales, en lugar de que las redes sociales se conviertan en los amos de nosotros”, dijo Lee Chambers.

El profesor Hayes señaló que, aunque la salud mental afecta a todo el mundo en cierta medida, eso no significa que todas las personas deban ir a terapia.

En cambio, sugirió que “todos debemos aprender a ser responsables de nuestra fuerza y flexibilidad mental y de comportamiento. Y buscar los recursos, igual que hacemos con el fortalecimiento de nuestra salud física y flexibilidad”.

“Eso nos capacitará para afrontar un mundo cambiante que, sí, incluirá la exposición regular al dolor, la comparación y el juicio”, añadió.

Señaló que esta exposición también incluirá la abrumadora realidad de los acontecimientos mundiales a medida que vayan sucediendo.

“Tenemos que estar a la altura. Y veo señales muy esperanzadoras de que, utilizando los medios sociales y la tecnología y accediendo a lo mejor que la ciencia mental del comportamiento puede aportarnos, podemos acelerar el proceso natural que ocurre de adquirir sabiduría. Eso te permitirá estar más abierto a tus pensamientos y sentimientos, más centrado conscientemente en el momento presente y conectado con los demás, y más centrado en tus valores humanos más profundos. [También te permitirá crear hábitos en torno a ellos en lugar de crear hábitos en torno al miedo, el juicio y la comparación”, dijo el Profesor Steven C. Hayes.

Compartir:

Related posts